Newsletter

Enews Julio 2017

ENTREVISTA:

Pamela Márquez Pauchard, Coordinadora Unidad de Educación Media Técnico Profesional:

“Ustedes tienen las empresas, nosotros los estudiantes, así es que tenemos que sentarnos a trabajar”.

La Formación Dual ha sido impulsada por el Ministerio de Educación desde comienzo de los noventa. Para ello se contaba con una unidad específica de Enseñanza Media Técnico Profesional, con equipos que formaban a monitores y capacitaban a los profesores tutores y maestros guía. Paulatinamente esa unidad fue desarticulándose hasta que el 2010 desapareció, quedando la formación dual sin supervisión ni apoyo a lo largo del país. A partir del 2016 comienza a cobrar fuerza la idea de fortalecer la formación técnica en educación media, por lo que se diseñó una unidad para gestionar exclusivamente la formación T-P, incluyendo el sistema Dual, que recién vio la luz en abril de este año y que está liderada por la socióloga y experta en temas de educación técnica, Sra. PAMELA MARQUEZ PAUCHARD

¿Cómo nace esta unidad?

Luego que el 2010 se desarticula formalmente la anterior unidad, la Formación Dual quedó sin un mecanismo que regulara su funcionamiento y calidad. Alrededor de 2014 en adelante los equipos del ministerio se dan cuenta que los estándares son demasiado flexibles, y comienzan a construir una normativa formal que se publicó en marzo de 2016 (resolución1385) y que incorpora los criterios de tratados, leyes del trabajo infantil, etc. Se elaboró una documentación que permite evaluar los vínculos, y establecer criterios para maestro y alumno. Se puso un estándar bastante alto y claro respecto a los compromisos de cada uno de los actores. Hoy contamos con una unidad específica y la obligación legal de apoyar curricularmente a los establecimientos y evaluar el currículum.

¿Qué acciones concretas están ejerciendo hoy para que la Educación Dual tenga estándares similares a lo largo de todo el país?

Estamos gestionando la elaboración de materiales de apoyo, que son guías modificables por parte de los liceos: un cuaderno o instrumento para el maestro guía; un portafolio para el estudiante, es decir una pauta que permite a los liceos contar con una estructura que, aunque flexible, uniforma la metodología en sus distintos niveles.

Paralelamente se está conversando con el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE) y algunas instituciones dedicadas a apoyar la Formación Dual para potenciar el trabajo de formación de Maestros Guía, que es un “cuello de botella”. Hoy el ministerio no cuenta con los recursos para realizar una formación de Maestros Guía a nivel nacional. Algunas empresas han cooperado con herramientas para la formación de dichos maestros; son algunas empresas internacionales con visión de futuro: Nestlé, SKBergé, entre otras; también la SOFOFA, la Cámara Chileno-Alemana. Desde hace un par de años estamos participando en el contexto de la Alianza del Pacífico (junto a Colombia, México y Perú), donde se firmó recientemente un convenio con 37 trasnacionales que se comprometen con casi 18 mil cupos de práctica dual.

Conversamos con los empresarios y les dijimos: “Ustedes tienen las empresas, nosotros tenemos los estudiantes, así es que tenemos que sentarnos a trabajar”. En este momento hay una sinergia que nos permite mejorar la calidad de la Formación Dual hacia una más homogénea.

Con esta nueva normativa suponemos que establecimientos que hoy día implementan la estrategia dual, podrían dejar de hacerlo en tanto el nivel de exigencias para su implementación aumenta, alineándose con los tratados internacionales respecto a los derechos de los niños y jóvenes que ha firmado Chile y con lo que define el Código del trabajo para los estudiantes aprendices.

¿Qué le parece el trabajo que hace Chile Dual en la coordinación entre empresas y establecimientos?

Nosotros tuvimos hace poco más de un mes una reunión, y desde un principio, incluso, cuando estaban formando la fundación, me quedó la impresión que logramos una sintonía respecto al estándar de calidad, donde sentimos que en esto somos colaboradores, y ellos tienen un rol importante porque son quienes pueden modelar y mostrarles a los establecimientos cómo se hace bien, y de hecho les pedimos si podían acompañarnos a regiones a compartir la experiencia, y es algo que pueden hacer muy bien. Lo nuestro es una alianza estratégica que nos puede permitir lograr un desarrollo pertinente y de calidad de la Formación Dual en Chile.